Paquetes de información

O

Paquetes de información

Las personas con discapacidad intelectual tienen el derecho de tomar decisiones, así como de recibir apoyo formal e informal, de diferentes tipos y en mayor o menor medida según sus necesidades.Todos los tipos de apoyo deben respetar los derechos, la voluntad y las preferencias de las personas con discapacidad intelectual.

Hay muchas formas diferentes de apoyo que pueden ayudar a las personas con discapacidad a ejercer su capacidad legal, que se han ido reconociendo progresivamente: la defensa, la autodefensa (self-advocacy), la ayuda para la comunicación y, por supuesto, el apoyo entre compañeros.

Por ello, el proyecto TOPSIDE es un proceso innovador que tiene como objetivo crear oportunidades formativas para compañeros de apoyo.

Objetivos y características de la formación del TOPSIDE

El currículum del TOPSIDE tiene como objetivo permitir que las personas con discapacidad intelectual se formen para dar apoyo a sus compañeros. Se ha concebido y creado como un currículum inclusivo para que todo el mundo pueda participar en la formación, con la idea de que el apoyo es un proceso que tiene lugar de manera natural entre las personas. Todos damos y recibimos apoyo informalmente, sobre todos los ámbitos de la vida y en el seno de diferentes tipos de relaciones sociales.El objetivo era crear una herramienta flexible, para que los formadores puedan usar estos materiales de la manera que se adapte mejor a las necesidades y las ambiciones de los participantes del curso formativo, respetando al mismo tiempo las diferentes capacidades y ritmos de las personas con discapacidad intelectual.

Las habilidades que aprenderán los compañeros de apoyo incluirán técnicas para mejorar su comunicación, para dar apoyo a otras personas de manera adecuada y para ponerse en el lugar del otro. Además, aprenderán a relacionar sus propias experiencias de vida con el apoyo entre compañeros y a utilizar estos ejemplos y su propio aprendizaje para dar apoyo a otras personas.

La formación también abarcará los diferentes valores que pueden adoptar los compañeros de apoyo: la inclusión, el pensamiento centrado en la persona, los roles valorados socialmente y el hecho de ser un ciudadano en tu comunidad.

El objetivo de esta formación es preparar a las personas con discapacidad intelectual para que adquieran las actitudes, las competencias y las habilidades siguientes necesarias para convertirse en compañeros de apoyo:

  • Ser capaces de entablar relaciones sociales
  • Respetar a la persona y su entorno
  • Mostrar una actitud abierta y no juzgar a los demás
  • Respetar las decisiones
  • Evitar manipular
  • Conocer el estatus del compañero de apoyo: no ser engreído ni tratar de imponerse
  • Actuar como un “invitado” en la vida de la persona con discapacidad
  • Tener la capacidad de relacionar experiencias diferentes
  • Ser una persona de confianza (que entiende la confidencialidad, la privacidad, etc.)
  • Tener una actitud inclusiva

Las personas con discapacidad intelectual aprenderán en un entorno real y harán de compañeros de apoyo para entender y asumir su rol como compañeros de apoyo. Por lo tanto, antes del curso formativo hay que definir una planificación clara para los compañeros de apoyo que se están formando, y comunicársela. Es necesario poner en práctica esta idea fundamental cuando se utiliza este currículum y se trabaja con este.

Para utilizar el material formativo de la manera más efectiva, aprenderás cómo puedes trabajar con un formador de apoyo con discapacidad intelectual, que desempeñará un papel clave en la creación y la adaptación de la formación en colaboración con el formador, y le asesorará sobre su relevancia para el grupo de personas con las que están trabajando.

El desarrollo del currículum

El proceso de desarrollo del currículum ha ocupado una parte muy importante del proyecto, ya que el currículum se probó durante un período de más de seis meses durante más de cuarenta horas en cada uno de los seis países socios que participan en el proyecto: Escocia, España, Finlandia, los Países Bajos, la República Checa y Rumanía.

Un equipo europeo integrado por formadores y formadores de apoyo con discapacidad intelectual trabajó conjuntamente durante más de dos años para desarrollar el currículum y realizar las actividades del proyecto.

Los países representados en la asociación abarcan diferentes regiones de Europa, que tienen una historia diferente y que ofrecen diferentes tipos de apoyo a las personas con discapacidad intelectual. El proceso de revisión entre iguales por parte de los países socios participantes ha resultado muy estimulante.

La Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CRPD) ha sido el documento clave que ha guiado el trabajo de todos los socios.

Por lo que respecta a la metodología, primero los socios clarificaron el rol de los compañeros de apoyo y establecieron sus límites. Una vez que habían definido el “perfil” de los compañeros de apoyo, los socios compartieron las metodologías con las que trabajan así como ejercicios que usan para formar a los nuevos compañeros de apoyo. Gracias a una serie de reuniones, también compartieron buenas prácticas y soluciones útiles para cuando se trabaja con formadores que son personas con discapacidad. Finalmente, todos los socios dejaron constancia por escrito de su progreso y de las lecciones aprendidas por su propio país. Todo este material se ha recopilado y es parte de la formación del TOPSIDE.

El equipo de aseguramiento de la calidad, formado por varios expertos independientes, colaboró con este proceso planteando preguntas y reflexiones acerca de nuestro trabajo. Sus puntos de vista críticos han sido muy útiles para hacer el seguimiento tanto de nuestros logros como de nuestros puntos débiles.

El rol del compañero de apoyo

Los compañeros de apoyo aprenderán a comunicarse mejor, a dar apoyo a otras personas de manera adecuada y a ponerse en el lugar del otro. También aprenderán a relacionar sus propias experiencias de vida con el apoyo entre compañeros y a utilizar estos ejemplos y su propio aprendizaje para dar apoyo a otras personas. La formación también abarcará los diferentes valores que los compañeros de apoyo pueden adoptar: la inclusión, el pensamiento centrado en la persona, los roles valorados socialmente y el hecho de ser un ciudadano en tu comunidad.

Los compañeros de apoyo pueden dar apoyo a personas que no son capaces de ver que estas oportunidades también pueden ser para ellas mismas, abrirles los ojos sobre lo que es posible y aportar nuevas oportunidades en la vida de sus compañeros.

Un currículum basado en habilidades

La formación se debería configurar de tal manera que todas las habilidades descritas en el currículum se afiancen y se practiquen en situaciones reales. Las habilidades de cada tema se irán adquiriendo y reforzando progresivamente, según lo descrito en las directrices para formadores.

Las habilidades se pueden dividir en tres categorías:

  1. Habilidades de igual a igual: tienen que ver con la comunicación, la manera de reaccionar y la empatía en los intercambios en grupo o cara a cara.
  2. Habilidades y valores inclusivos: tienen que ver con la inclusión, el pensamiento centrado en la persona, los roles valorados socialmente y la importancia de ser un ciudadano en tu comunidad.
  3. Habilidades pragmáticas: tienen que ver con el hecho de relacionar experiencias de diferentes ámbitos de la vida y la calidad de vida con la inclusión: hogar, derechos, trabajo, etc. Complementando las habilidades con este conocimiento, los compañeros de apoyo serán capaces de dar apoyo a los demás.

El gráfico de la página siguiente recoge las tres categorías de habilidades:

 

Skills_scheme_EN